La historia

En un puertecillo bretón, se preparan las pasiones que oponen el hidalgo del rincón, un acaudalado marisquero y el hermanastro del noble, pasiones exacerbadas por la llegada de una hermosa criatura que va a hacer estallar el drama . Julien de Keriadec es el último representante de un linaje. Su arrogancia, su comportamiento, le atraen la enemistad de los pueblerinos, sin hablar de los celos y la maldad de su hermanastro Maurice, el bastardo. Por provocación y sabiendo que todos se ríen de él, Keriadec solo se pasea con polainas blancas para justificar el apodo de « patas blancas » que le han dado. Mimi, la joven criada jorobada, es la única que quiere a Julien con abnegación. Enfrente de él, jovial y lagarto, el marisquero Jack Le Guen, , nuevo dueño de la comarca. Aficionado a las mozas sabrosas, trae a casa a una linda muchacha de Saint-Brieuc, Odette y la mete en su cama. Codiciosa y trivial, pero cariñosa y sumamente hermosa, ella es quien va a precipitar el drama, ante los ojos espantados de Mimi que intenta vivir un amor romántico y , con satisfacción total de Maurice , ella va a pasar con facilidad de los brazos de Julien de Keriadec a los de su hermanastro que sólo se esfuerza por arruinar al hidalgo. Cuando el cegado Le Guen se casa con Odette, Keriadec pone el fuego a su castillo, se reune con Odette en la playa y, tras una paroxística tempestad sexual, la estrangula, mientras retumban a lo lejos las carcajadas de la boda.

 

VUELTA